Camarones Chasqueadores Hacen más Ruido en Aguas Cálidas

This is an authorized translation of an Eos articleEsta es una traducción al español autorizada de un artículo de Eos.
Traducción de
Itzel Yamilet Moreno Ramírez @YammiletMrmz y edición por Héctor Arturo Hernández González  @hector_ahg

Conforme el océano se calienta debido al cambio climático, ruidos más fuertes podrían enmascarar los llamados de otros animales marinos usados para navegar, buscar alimento o pareja.

1.	Los camarones chasqueadores como este, producen sonidos más fuertes en aguas cálidas. Créditos: Crabby Taxonomist, CC BY-NC-SA 2.0
Los camarones chasqueadores como este, producen sonidos más fuertes en aguas cálidas. Créditos: Crabby Taxonomist, CC BY-NC-SA 2.0

Escrito por Katherine Kornei |   10 de Marzo del 2020

Para animales más pequeños que una lámina de goma de mascar, el camarón chasqueador genera un ruido perturbador. En masa, estos camarones producen un chasquido penetrante que, como recientes investigaciones han revelado, se vuelve aún más intenso cuando habitan en aguas cálidas. Dado que muchas criaturas marinas usan sonidos para navegar, buscar comida y pareja, algunos científicos han sugerido que un paisaje sonoro submarino más ruidoso —derivado del cambio climático— podría tener graves consecuencias.

Millones de «Ruidosos»

Los camarones chasqueadores podrán ser pequeños, pero son muy importantes en el océano. «Hay miles o potencialmente millones de estos camarones en las grietas de, por ejemplo, un arrecife de coral», dijo Ashlee Lillis, quien es ecóloga marina de The Nature Conservancy en Saint Croix, Islas Vírgenes de Estados Unidos. «No puedes escapar de ellos».

«Los camarones chasqueadores son un gran componente del paisaje sonoro»

Estos animales producen chasquidos en un amplio rango de frecuencias que abarca desde decenas de hertz hasta más de cientos de kilohertz. Otras criaturas marinas como langostas, ballenas y delfines también son sensibles a los sonidos dentro de este rango. Los chasquidos son lo suficientemente fuertes como para ser identificados por instrumentos de medición. Por ejemplo, durante la Segunda Guerra Mundial, los esfuerzos militares norteamericanos para escanear el fondo oceánico con sonar fueron, en muchas ocasiones, frustrados por una cacofonía producida por los camarones chasqueadores.

 «Los camarones chasqueadores son un gran componente del paisaje sonoro», dijo Bob Dziak, oceanógrafo en la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) y el Pacific Marine Environmental Laboratory en Newport, Oregón, quien no forma parte del grupo de investigación.

Implosión de Burbujas

Los camarones chasqueadores producen su característico chasquido cerrando rápidamente una desproporcionada y larga pinza. Pero no es en realidad el choque de pinza contra pinza lo que produce el sonido, que puede alcanzar hasta 200 decibeles por fracción de segundo. En lugar de esto, el movimiento del cierre de la pinza desplaza agua, la cual viaja lo suficientemente rápido —aproximadamente 25-35 metros por segundo— para experimentar un descenso significativo de presión debido al principio de Bernoulli. Pequeñas burbujas de aire atrapadas en el agua se expanden pero estas implosionan en unos pocos milisegundos conforme el agua reduce su velocidad y la presión aumenta, tal y como demostró hace 2 décadas otro grupo de investigación. Son estas implosiones las que producen el chasquido de los también llamados camarones pistola, concluyeron dichos investigadores basándose en videos de alta velocidad.

Los chasquidos probablemente sirven para una gran variedad de propósitos. Podrían ser una forma de defensa territorial o de comunicación con otros animales. Además, es probable que tengan un papel importante en la alimentación ya que se ha demostrado que estos sonidos sirven para aturdir y matar presas.

 Hace algunos años, mientras estudiaba ostiones en las costas de Carolina del Norte, Lillis y sus colegas observaron que, en ocasiones, los camarones pistola cambian el ritmo de su chasquido. La variabilidad estaba correlacionada con la temperatura del agua. «Si hay algún cambio de temperatura que dure tan solo algunas horas o días, los chasquidos cambian», dijo Lillis. Lillis y su colega, Aran Mooney de la Institución Oceanográfica de Woods Hole, Massachusetts, examinaron esta correlación en el laboratorio.

Camarones en el Laboratorio 

 El equipo recolectó camarones del género Alpheus, que son comúnmente encontrados al sureste de Estados Unidos y el Golfo de México. Usando hidrófonos, los científicos grabaron los chasquidos de los camarones viviendo en agua a 10°C, 20°C o 30°C. Para cada una de las condiciones experimentales evaluadas por los investigadores —albergando individuos aislados, en parejas o en colonias de 10 animales— su tasa de chasquidos aumentó en presencia de aguas más cálidas. Por ejemplo, a 10°C la mediana de la tasa de chasquidos fue menor a 50 por día, mientras que a 30°C ese valor se incrementó más de 10 veces. Una alta tasa de chasquido se traduce en un ambiente más ruidoso, dijo Lillis, quien llevó a cabo esta investigación en la Institución Oceanográfica de Woods Hole. De esta forma, a medida que el océano continúe calentándose como resultado del cambio climático, las aguas se volverán más ruidosas gracias a estas pequeñas criaturas.

Un paisaje marino más ruidoso podría tener grandes repercusiones, dijo Dziak, el investigador de la NOAA. «La mayoría de los animales marinos usan el sonido para comunicarse, navegar y encontrar comida», mencionó también. «Cualquier cosa que esté aumentando el ruido de fondo podría interferir potencialmente la actividad de otros animales marinos.»

 Estos resultados fueron presentados el mes pasado en la Reunión de Ciencias del Mar 2020 en San Diego, California.

Cita: Kornei, K. (2020), Snapping shrimp pump up the volume in warmer water, Eos, 101, https://doi.org/10.1029/2020EO141178. 
Texto © 2020 CC BY-NC-ND 3.0

Foto de portada: Camarón chasqueador en Indonesia. Foto por Rickard Zerpe CC BY-SA 2.0