Empeora la crisis hídrica en el Caribe Oriental

This is an authorized translation of an Eos article by Planeteando. Esta es una traducción al español autorizada de un artículo de Eos por Planeteando.

Científicos, políticos y pobladores temen que la actual escasez de agua y los largos períodos de sequía puedan empeorar a medida que cambie el clima y que el Acuerdo de París se haya quedado corto.

Muchas plantas de los bosques tropicales y las zonas boscosas de Santa Lucía no son tolerantes a la sequía. Crédito: georama, CC-BY-3.0

Por Sarah Peter | 22 de julio del 2020

Durante años, las personas que viven en el Caribe oriental no han tenido suministros seguros de agua dulce: Sus hogares pueden pasar meses sin duchas o inodoros, sin mencionar el agua potable en el grifo.

Esta región sufre una grave y cada vez más severa crisis hídrica, la cual este año está batiendo récords. El gobierno de Santa Lucía declaró en mayo una emergencia hídrica a los cerca de 180.000 residentes de la isla. En una publicación en Facebook a principios de junio, el Primer Ministro Allen Chastanet alertó de que el país «Actualmente está experimentando las peores condiciones de sequía en más de 50 años». El único embalse de la isla se encuentra en «niveles de agua alarmantemente bajos», dijo Chastanet, debido a las precipitaciones inferiores al promedio, agravadas por la fuerte sedimentación que redujo la capacidad del embalse en «un enorme 30%».  

«Pese a que contribuyen con mucho menos del 1% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, las naciones insulares del Caribe Oriental son las primeras en experimentar los impactos más destructivos del cambio climático»

Pese a que contribuyen con mucho menos del 1% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, las pequeñas naciones insulares como las que integran la Organización de Estados del Caribe Oriental son las primeras en experimentar los impactos más destructivos del cambio climático: aumento del nivel del mar, intensificación de las tormentas y erosión de las costas. El suministro de agua es una de las consecuencias inevitables.

«Ya lo estamos viendo. Es como si no tuviéramos una temporada de lluvias en el Caribe», dijo Judith Gobin, bióloga marina de la Universidad de las Indias Occidentales en Trinidad y Tobago. El cambio climático ha modificado el ciclo hidrológico de la región, con lluvias más intensas y períodos de sequía más largos. Venantius Descartes, meteorólogo principal de los Servicios Meteorológicos de Santa Lucía, dijo que paradójicamente, el aumento de las tormentas y los huracanes como resultado del cambio climático ha exacerbado la escasez de agua en la isla. Como las tormentas más grandes traen más agua, destruyen la infraestructura y contaminan, repercutiendo en la distribución y la calidad del suministro de agua en la región.

En la temporada de huracanes de este año ya se han producido dos tormentas con nombre en junio, el primer mes de la temporada de huracanes del Caribe. Eso es «demasiado pronto», según Dale Destin, climatólogo y director de los Servicios Meteorológicos de Antigua y Barbuda. Este fenómeno sólo ha ocurrido cuatro veces desde 1886.

Falta de agua

Tamisha Daniel, residente de Bois Patat, Santa Lucía, teme que la actual escasez de agua pueda empeorar. En momentos en que «no hay ni una gota de agua en la casa», cuidar de su hijo recién nacido puede resultar muy difícil, dijo la madre de dos hijos. «Cuando hay que bañarlo y lavar su ropa, es un poco difícil porque no tenemos agua, y para empeorar las cosas, no llueve. Así que no puedes recoger agua… ¡y hace mucho calor!» Daniel se considera afortunado, ya que una comunidad vecina, la ciudad de Odlum, no ha visto agua de cañería por más de 2 meses.

Cleon Athill es vicepresidente de The Movement, una organización ambientalista que trabaja por el bienestar de la isla de Antigua, que tiene una población de más de 80.000 habitantes.  

«Vemos que nuestras presas y pozos se están secando, y nuestros períodos de sequía son cada vez más largos y secos»

«Vemos que nuestras presas y pozos se están secando, y nuestros períodos de sequía son cada vez más largos y secos», dijo Athill. «Los agricultores son los que más sufren, dependen del agua entubada, pero ésta es inadecuada e inconsistente. Muchos residentes deben acarrear o comprar agua, lo que supone una carga para las comunidades desfavorecidas».

La compañía de agua que abastece a Santa Lucía, por ejemplo, depende del embalse y de los caudales del río, pero esos caudales no han sido muy fiables. Las tormentas pueden enturbiar las aguas tanto que incluso después del tratamiento los grifos suministran agua cargada de sedimentos. Algunas veces la empresa raciona el agua, lo que lleva a los residentes a buscar amigos y conocidos en otros vecindarios con tomas de agua  funcionales o a recoger agua no tratada de ríos y cascadas.  

Las pequeñas naciones insulares en todo el Caribe oriental están experimentando una situación similar. Al depender del turismo, la mayoría de los grandes hoteles y centros turísticos que atienden a los visitantes extranjeros son propiedad de empresas extranjeras que tratan las aguas residuales in situ para su reutilización como agua no potable y pueden mantener los depósitos de agua llenos de agua potable. Mientras tanto, la mayoría de las comunidades locales no tienen el espacio o el financiamiento para grandes tanques de almacenamiento de agua, que pueden contener suficiente para meses.

Las anteriores sequías provocaron la adopción de medidas como cobrar a los agricultores por extraer agua de ciertos ríos de Trinidad y Tabago y pedir a los residentes de Barbados que adoptaran métodos de conservación voluntarios. En estos países insulares, realizar agricultura de riego implica que la sequía puede conducir a la inseguridad alimentaria, advirtió la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación en un informe de 2016.

¿Muy poco, demasiado tarde?

Los signatarios del Acuerdo de París, que entró en vigor en 2016 y se basa en años de negociaciones en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas por el Cambio Climático, acordaron mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2℃, en lugar del objetivo mucho más ambicioso de 1.5℃, como solicitaron los pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID). Un aumento de la temperatura mundial a largo plazo por encima de 1.5℃ sería desastroso para los pequeños Estados insulares en desarrollo y el Caribe oriental, y contribuiría a la elevación del nivel del mar, la erosión de las costas y la pérdida de hábitats.

El núcleo del Acuerdo de París es el Fondo Verde para el Clima, cuyo objetivo es ayudar a la región del Caribe oriental y a otros pequeños Estados insulares en desarrollo mediante el suministro de miles de millones de dólares para proyectos de adaptación climática. La movilización inicial de recursos de 10.300 millones de dólares se redujo a 9.800 millones de dólares después de que los Estados Unidos retiraran 2.000 millones de dólares de los 3.000 millones de dólares que se habían prometido inicialmente.

Las islas del Caribe oriental han recibido financiamiento de otras fuentes, dijo Gobin, quien participó en proyectos previos centrados en estrategias de medios de vida costeros. Sin embargo, afirma que el dinero no se gasta adecuadamente, ya que los fondos se destinan a la parte administrativa y a consultores extranjeros, en lugar de a los aspectos técnicos de los proyectos locales.

«Lo que sale de esto es un informe encantador que describe las situaciones. Pero carece de ese aspecto práctico para el abastecimiento de agua limpia», dijo Gobin. Pidió que se reexaminara este enfoque.

El Cardenal Warde, profesor de ingeniería eléctrica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y asesor científico del gobierno de Barbados, estuvo de acuerdo. «Creo que la gente de las comunidades pobres tiene razones para creer que no va a pasar mucho», dijo.

«Incluso si hay fondos del Fondo Verde del Clima para tratar la adaptación y la mitigación», dijo Eden Charles, ex embajador de las Naciones Unidas quien fue el principal negociador de Trinidad y Tobago para el Acuerdo de París, «eso no se filtra lo suficiente como para tratar la difícil situación de los pobres rurales -agricultores, artesanos y trabajadores- y no se ocupa de si el pescador está siendo impactado o de si hay mayor impacto en la erosión costera».  

El Acuerdo de París es » muy poco, y demasiado tarde», dijo Destin.

Charles también señaló que el Acuerdo de París se basa en compromisos voluntarios: «Si hay una infracción, no hay problema; si el Acuerdo estuviera vinculado jurídicamente, lo habría», dijo. Uno de los mayores signatarios del acuerdo, los Estados Unidos, ha decidido retirarse, decisión que entró en vigor este noviembre.

El Acuerdo de París es «muy poco, y demasiado tarde», dijo Destin. «El pronóstico es que en el futuro [en el Caribe oriental] nos volvamos más áridos». Hemos cruzado o estamos a punto de cruzar el punto de no retorno. Estamos cerca del punto en el que no podemos hacer lo suficiente para prevenir el peligroso cambio climático».  

Datos de la autora: Sarah Peter (@SarahPeter3), escritora científica  

This translation was made possible by a partnership with Planeteando. Esta traducción fue posible gracias a una asociación con Planeteando. Traducción de Daniela X. Rodríguez Hernández (@ximena_rhz) y edición de Anthony Ramírez-Salazar (@Anthnyy)