Las mujeres aún no son escuchadas en la conversación sobre política climática

This is an authorized translation of an Eos article por Planeteando. Esta es una traducción al español autorizada de un artículo de Eos por Planeteando

Un estudio de caso en Brasil apunta a una profunda brecha de género que aún debe abordarse en el debate sobre la formulación de políticas.

Por Meghie Rodrigues  | 7 de diciembre 2020 

Los efectos del cambio climático no tienen el mismo impacto en todas las personas: para los grupos vulnerables siempre es peor. Esta discrepancia es evidente incluso cuando estos grupos no son minorías, como es el caso de las mujeres, que forman la mitad de la población mundial. Un nuevo estudio de caso de Brasil muestra que incluso cuando los procesos de formulación de políticas son altamente participativos e involucran a diferentes sectores de la población local, aún limitan la participación de las mujeres.

Un equipo de investigadores ahondó en un proceso participativo sobre  la planificación de la mitigación del cambio climático en Piracicaba, una ciudad del interior del estado de São Paulo. La coautora Nara Perobelli, consultora del proyecto Pira no Clima de la organización conservacionista sin fines de lucro Imaflora y el grupo de trabajo de género del Observatorio Climático de Brasil, participó en las reuniones responsables del Plan Participativo para la Adaptación y Mitigación del Cambio Climático en Piracicaba.

De abril a septiembre de 2020, Perobelli siguió 30 eventos, incluidos diálogos, reuniones temáticas específicas, reuniones de grupos de trabajo y talleres. Estos eventos involucraron a cientos de participantes y se llevaron a cabo en línea debido a la actual pandemia de COVID-19.

El estudio revela que a pesar de que las mujeres y personas LGBTQ constituían más del 80% del público en los diálogos participativos, definidos como discusiones de políticas con el objetivo de escuchar a las mujeres, la comunidad LGBTQ y otros grupos minoritizados, fueron invitadas como oradoras o mediadoras en solo la mitad de estas oportunidades. Los principales resultados del estudio son objeto de un cartel que los autores presentarán en la reunión de otoño de la AGU el 8 de diciembre.

Efectos desproporcionados del cambio climático

El problema no es que las mujeres no hablen. Lo hacen, pero los hombres no siempre los escuchan. El problema, según Perobelli, no es que las mujeres no hablen. Lo hacen, pero los hombres no siempre los escucharán. Vio este patrón repetirse  una y otra vez en los eventos en los que participó. “Hubo casos de mansplaining e interrupción de hombres en estos procesos. Antes de ser un espacio para hablar, el proceso participativo es, ante todo, un espacio para la escucha ”, dijo.

El problema no es que las mujeres no hablen. Lo hacen, pero los hombres no siempre los escuchan.

Perobelli vio el mismo patrón con la participación de la comunidad LGBTQ.

La falta de representación en estos diálogos, como lo ve la coautora de Perobelli, Isabel Garcia-Drigo, comienza antes del proceso de planificación en sí. Las metodologías que se utilizan normalmente para la evaluación y el mapeo de riesgos son insuficientes para abordar el amplio y complejo tema de la representación.

“Las evaluaciones de riesgo del cambio climático no están desglosadas por género y merecen un replanteamiento. Y estamos hablando de regiones de São Paulo, el estado más rico de Brasil, en donde ha habido algunos avances institucionales interesantes en términos de participación pública en la formulación de políticas ”, dijo Garcia-Drigo, coordinadora de proyectos de clima, suministro agrícola y bosques de Imaflora.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCC, por sus siglas en inglés) tiene el género como uno de sus temas de discusión. En un informe de 2019, el grupo identificó que los datos desglosados por sexo y género son «las herramientas más eficaces y críticas para identificar impactos diferenciados». La UNFCCC también recomienda que los países trabajen para reconocer los diferentes efectos del cambio climático en las identidades además del género al recopilar datos y reconstruir evaluaciones de vulnerabilidad.

“Las mujeres siempre están al frente en términos de vulnerabilidad, pero no en la toma de decisiones”

El género no es una dimensión comúnmente abordada en el debate sobre políticas de cambio climático, pero debería serlo, enfatizaron Perobelli y García-Drigo. “En las zonas rurales, las mujeres tienen un papel importante en el uso del agua y en la agricultura familiar. En las ciudades, se ven más afectadas por problemas como la movilidad urbana, por ejemplo ”, explicó García-Drigo. “Siempre están al frente en términos de vulnerabilidad, pero no en la toma de decisiones”.

Los datos de las Naciones Unidas confirman las observaciones de García-Drigo. Según la ONU, el 70% de los más de mil millones de pobres en el mundo son mujeres. En las comunidades más pobres, las mujeres son responsables de buscar agua y leña para proporcionar energía para cocinar y calentarse, y también están muy comprometidas con la agricultura de subsistencia. Teniendo en cuenta que los desastres naturales tienden a afectar más a los pobres, es probable que las mujeres se encuentren entre las poblaciones más afectadas por los efectos del cambio climático.

Inspirar el cambio donde se necesita

Según Myrian Del Vecchio de Lima, profesora de comunicación en la Universidad Federal de Paraná, Brasil, que ha trabajado con la gobernanza del cambio climático, un aspecto interesante que enfatiza el nuevo estudio es cómo los roles de género tradicionales se perpetúan incluso en los procesos participativos en la formulación de políticas.

“Los hombres estuvieron mucho más presentes en las discusiones sobre la adaptación y mitigación del cambio climático que en las de género o desigualdad social, [que estaban] dominadas por las mujeres”, dijo. De Lima, que no participó en la nueva investigación, considera que este tipo de estudio es una herramienta importante para inspirar el cambio donde se necesita.

“El estudio es importante porque este es un debate que todavía falta incluso en entornos más interdisciplinarios en la academia, y mucho menos fuera de ella”, dijo.

—Meghie Rodrigues (@meghier), Escritora Científica. 7 de diciembre de 2020

This translation was made possible by a partnership with Planeteando. Esta traducción fue posible gracias a una asociación con Planeteando. Traducción de Traducción por Daniela Navarro-Pérez (@DanJoNavarro) de @GeoLatinas y edición de Anthony Ramírez-Salazar (@Anthnyy

Imagen de portada: Aunque comprenden la mitad de la población mundial y se verán más afectadas por el cambio climático, las mujeres no suelen participar en la planificación de la política climática. Créditos: Christina @ wocintechchat.com/Unsplash