Ser científico: la realidad no es como la pintan. Parte II

Estudiar en el extranjero: no solo se trata de estudiar

En la primera entrega de esta serie supimos cómo trabaja un científico y algunos de los problemas que afronta la ciencia en México. En esta parte, abordaremos las experiencias e inconvenientes de realizar estudios en el extranjero. Al final, como cualquier otra profesión los científicos tenemos frustraciones, miedos y muchas veces las cosas no salen de acuerdo con el plan inicial.

Necesidad de un posgrado

Hoy día, terminar una carrera universitaria no es solo una opción, sino un requisito (a veces insuficiente) para afrontar las exigencias en cualquier puesto de trabajo. Estudiar un posgrado o especialidad se ha vuelto algo rutinario en diversas áreas de conocimiento y es un requerimiento esencial al momento de solicitar un puesto de trabajo.  Por ejemplo, en 2014-2015 más del 50 % de la planta académica de las Instituciones de Educación Superior en México tenía doctorado. Por otro lado, algunos reportes sugieren que realizar estudios de posgrado te asegura un aumento salarial y un trabajo más estable.

Asimismo, realizar estudios en el extranjero es algo fundamental para competir. Pero, ¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Realmente todos somos capaces de tener estas oportunidades? ¿Este tipo de oportunidades son solamente para personas inteligentes o con dinero? Naturalmente, cada uno de nosotros ha experimentado distintas situaciones, sin embargo, no está de más que conozcas algunas cosas que te podrían ayudar a aclarar tu panorama.

En este pequeño post compartiré algunos consejos con la finalidad de alentarte a vivir la experiencia de estudiar en el extranjero. La realidad es que se trata de un camino bastante largo y difícil, pero con grandes recompensas. Todas las ideas y comentarios fueron desarrolladas gracias al apoyo de los residentes de la Maison du Mexique, Paris.

¿Cuál es el primer paso?

Estudiar en el extranjero es mucho más que leer, entregar trabajos y tareas o hacer exámenes. Formarse en otros laboratorios y/o universidades es una gran oportunidad para adquirir, mejorar y desarrollar habilidades que ampliarán tus horizontes. Indudablemente son oportunidades que te ayudan a crecer profesionalmente y como ser humano.    

Está claro que todo comienza con definir qué quieres aprender, fijar una meta y ser consciente de lo que esperas de esta etapa. Dentro de cada área, hay un sinfín de proyectos que pueden interesarte y muchos lugares en el mundo que tienen programas similares. Por lo tanto, desde mi experiencia, hay que considerar cuatro puntos básicos:

  1. Programa y/o laboratorio donde quieres tomar un curso o hacer una estancia de investigación (con varias opciones de universidades y posibles asesores)
  2. Apoyo económico y tener un plan financiero
  3. Estabilidad emocional
  4. Idioma

El objetivo de esta publicación no es darte una guía meticulosa de los pasos a seguir para lograr este u otros objetivos (existen asociaciones que ya hacen esto e incluso hay ferias específicas que pueden guiarte de mejor manera, por ejemplo, Campus France). En consecuencia, los siguientes comentarios estarán enfocados en transmitir las experiencias detrás de esos estudios e inquietudes que atravesamos a lo largo de este camino.

Programa y/o laboratorio donde quieres tomar un curso o hacer una estancia de investigación (con varias opciones de universidades y posibles asesores)

En mi caso, opté por hacer estancias de investigación en diversos laboratorios del mundo como parte de mi doctorado en la UNAM.  Para lograrlo, lo primero fue buscar qué laboratorios alrededor del mundo hacen una investigación similar a mi proyecto doctoral y por qué valdría la pena hacer esos experimentos. Como vimos en la primer parte de esta serie, unos de los problemas de la ciencia en México es la falta de infraestructura para realizar algunos experimentos. Por lo tanto, te recomiendo apuntar a los laboratorios más equipados del mundo para hacer tu investigación.

Una gran opción para conocer el estado del arte de tu área de estudio es asistir a congresos. Presentar tu trabajo y conversar con los investigadores y alumnos de otros laboratorios es un gran añadido. En mi caso, esta oportunidad fue la que me permitió conocer a dos de mis asesores y su trabajo.

Una vez definiendo opciones, hay que leer mucho. Debes proponer un proyecto de trabajo. En otras palabras, debes conocer las técnicas, el tipo de artículos que se publican, cómo puedes acoplar este tipo de trabajos con tu proyecto y sobre todo, ¿qué tiene de nuevo tu proyecto de investigación? No olvides lo siguiente: ¡estas compitiendo con el resto del mundo! ¡Créetela! Debes de tener bien claro por qué serías un buen candidato y por qué te elegirían en lugar de otro colega.

Una vez teniendo un buen proyecto, hay que presentarlo a tus tutores y tu futuro asesor. Toma en cuenta que siempre se puede mejorar y más de una vez tendrás que modificarlo. Una vez que el proyecto es sólido y tiene futuro (es fundamental tener un calendario de actividades) y la universidad/laboratorio te ha aceptado, es necesario buscar recursos económicos.

Biblioteca de la Universidad de Tecnología de Delft, en los Países Bajos. Por Frits de Jong de Pixabay
Biblioteca de la Universidad de Tecnología de Delft, en los Países Bajos. Por Frits de Jong de Pixabay

Apoyo económico y tener un plan financiero

Hay diversas entidades que te pueden apoyar para realizar estudios de movilidad internacional (CONACyT, UNAM), puedes aplicar a becas específicas de excelencia (Programa de excelencia académica Lomnitz-Castaños) o becas del país a dónde vas a estudiar (Fundación Carolina, Programa de becas de excelencia Eiffel). En mi caso, fueron necesarias al menos tres becas para poder lograr el objetivo. Toma en cuenta que cada vez la competencia es más difícil, compites con estudiantes de todo el mundo y es perfectamente normal que no salgan las cosas a la primera. Lo importante es seguir mejorando tu CV y no rendirte.

Otro punto que hay que resaltar es que las dependencias que te otorgan las becas no son responsables de como administres tu dinero. En otras cosas, es tu obligación encontrar un lugar donde vivir, lidiar con costos de visas y permisos de residencia, vuelos, colegiaturas, etc.

Existen varias opciones para encontrar un alojamiento. Mi experiencia en Francia fue increíble gracias a la oportunidad que tuve de vivir en la Maison du Mexique. La vida de estudiante muchas veces tiene grandes recompensas. Es difícil y es necesario ser dedicado y muy autodidacta pero el crecimiento profesional y humano que tienes con estas experiencias no tiene precio. De nueva cuenta, para ser aceptado en este tipo de residencias estudiantiles es necesario ser un buen candidato y es un proceso largo.

Si tienes dificultades para conseguir apoyos económicos hay opciones de visado que te permiten trabajar (Campus France). Como puedes ver, no es un camino fácil pero siempre hay opciones.

Otro consejo es: nunca te quedes con dudas. Todos hemos comenzado sin saber muchas cosas y hemos aprendido equivocándonos de mil maneras. Siempre hay personas dispuestas a ayudar.

Estabilidad emocional

Este punto depende muchas circunstancias y cada persona lo vive de distinta manera. Estar lejos de casa e iniciar una nueva etapa no es sencillo. Mi recomendación es que para que este tipo de experiencias salgan lo mejor posible es necesario estar en un punto de tu vida donde tu objetivo sea claro y tu capacidad de resolver problemas sea inmediata. Todos tenemos malos momentos. Como en todo lo anterior, siempre hay opciones para mejorar. Puedes encontrar alternativas para despejarte y aprender otras cosas, por ejemplo: voluntariados, asociaciones o buscar ayuda profesional.

Idioma

Hablar otro idioma y, en particular inglés, te va a abrir un sinfín de oportunidades. Hablar inglés es muy importante al momento de hacer solicitudes (incluso si el país de tu elección no es de habla inglesa). Entre más idiomas domines mucho mejor.

Es muy simple: ten la certeza de que si tú no lo haces seguramente alguien más en el mundo tomará la oportunidad y la explotará.

El fracaso es el mejor de todos los maestros

No te aflijas si fuiste rechazado una o varias veces, es bastante normal. Muchas veces puedes preguntarte: ¿qué me faltó?, ¿en qué pude mejorar?, ¿por qué no me dan  retroalimentación? O ¿realmente estoy preparado para un reto así? La realidad es que la mayoría hemos sido rechazados más de una vez por algún programa, beca o postulación. El secreto es no rendirse, aprender de los errores, identificar debilidades, mejorarlas y explotar tus virtudes. Sobre todo, no desilusionarse al primer intento.

Un poco de suerte no está mal, pero

En ocasiones puedes hacer todo lo que está en tus manos y aun así no lograr el objetivo. Algunas veces parece que has tenido un golpe de “suerte” y todo sale mucho mejor de lo planeado. Muchos de nosotros pensamos que hemos tenido “suerte” en algún momento de nuestros estudios. Sin embargo, somos conscientes que nada de esto hubiera sido posible sin haber trabajado constantemente durante mucho tiempo. Como decía Louis Pasteur: “La suerte solo sonríe en las mentes bien preparadas”.

Ventajas

Hay muchas ventajas. Estudiar en el extranjero no solo hace que crezcas profesionalmente sino también de manera personal. Varios coincidimos que indudablemente favorece un ambiente multicultural, aprendes un nuevo idioma, conoces otros países, asistes a exposiciones y museos más de una vez. Además, te da una perspectiva más amplia del mundo y aprendes a lidiar con el fracaso, nuevas experiencias, amistades, madurez e independencia. Las personas que conoces y la variedad de puntos de vista te ayudan a replantearte tus objetivos y el modo de ver la vida.

Académicamente hablando es fundamental para crear redes de trabajo, prestigio, ganar experiencia, ser más competitivo y aprender otras formar de trabajo.

Desventajas

No todo es color de rosa. Varios de nosotros coincidimos en que es un reto comunicarte en un idioma que no es tu lengua materna. El distanciamiento familiar, la imposibilidad de tomar decisiones a largo plazo, los fuertes gastos económicos, la incertidumbre académica, las crisis existenciales, la soledad, el conocimiento o habilidad a veces no son suficientes para lidiar con las dificultades y te deprimes. Adaptarte a nuevas costumbres que no asimilas, extrañar cultura y familia, y problemas financieros, son algunas de las desventajas que tendrás que afrontar.

Becas

Si bien en México hay distintas instituciones que pueden apoyarte económicamente para realizar tus estudios, a veces no es tan fácil conseguirlo. En general coincidimos en que hay oportunidades y apoyos, aunque los filtros cada vez son más estrictos, falta difusión y hay demasiada competencia.

Elaboración de máscaras en la Universidad de Seúl, Corea del Sur. Por Jirka Matousek (CC BY 2.0)

Consejos

Considera tener un plan B. Establece una meta, asimila que tendrás problemas, trabaja en un área deseada y aplica a varios programas. También tienes que  prepararte para problemas inesperados, elegir un buen lugar para vivir y analizar diferentes opciones, preguntar y solicitar ayuda constantemente, participar en actividades extraescolares para distraerte, no rendirte y trabajar.

Lo más difícil

Lo más difícil es establecerte. En otras palabras, conseguir trabajo para complementar tus gastos, encontrar amigos y establecer redes sociales fuertes. Encontrar alojamiento, conseguir beca y ser aceptado, aprender el idioma y adaptarte a la cultura y/o estilo de vida. Por muy difícil que parezca vale la pena intentarlo.

Uno no es lo que dice que es o lo que dice que va a ser, sino, lo que hace.

Existen muchas opciones para poder realizar estudios de posgrado en México y el mundo. A pesar de que las oportunidades no son las mismas para todos y cada vez es más difícil conseguirlas, vale la pena intentarlo. No te quedes con la idea de que este tipo de experiencias es para personas con dinero, inteligentes o con suerte. La realidad es que si nos esforzamos diariamente todo tiene su recompensa. Como te habrás dado cuenta, no es un camino sencillo y requiere ser constante, autodidacta y proactivo. Pienso que en un mundo más justo todos deberíamos tener al menos una oportunidad de demostrarnos hasta donde podemos llegar y cumplir nuestras metas. En tanto, siéntete libre de contactarnos con tus dudas y te ayudaremos en todo lo que podamos. ¡Éxito colega!

Imagen de portada por Jan Vašek de Pixabay