Ella se llama Tierra

Girando soles, bailan alrededor del fuego,
con ancestros constelares y lunas gravitantes,
nueve danzantes, adornan su andar.
Desbordante de vida, está la tercera.

 Piel brillante arena, moreno su cuerpo.
Curveado y atrayente a su centro,
que tiembla: magma y ritmo,
¡rojo lava vibrante! 

Dentro del azul de sus ojos, marea,
mientras flotan pacientes,
en salinas corrientes, emociones que miran,
lo subterráneo del ser. 

Su pensamiento caminante de nubes,
entre aves viajeras migra, evaporando fronteras,
mientras le sopla sus ideas al viento,
qué turbulento lo dejan, al susurrarle igualdad. 

De su vientre gestante y entrepierna sangrante,
le brota toda la vida, que el universo conoce,
y el placer, donde florece entre orgasmos,
nuevamente, esa primera explosión.

 

María González
-Poema sobre la belleza y elementos de nuestro planeta
1 de los 10 ganadores del Concurso de Geopoemas.

¡Con la voz invitada de Kirén Miret!